X Crònica

olaHigaCondensació
. Persones anomenades en el relat– Carlos Villarruel – el professor -, Cesar, Abel, Miguel i servidora –alumnes-; Felipe, Pedro, dues nenes de quatre anys i una noia alletant… i totes les persones/subjectes.

Recuerdo que no recordaba nunca el nombre del lugar; recuerdo que llevábamos toda la mañana subiendo y bajando del auto bajo un sol asfixiante… me obligo a comprarme un gorro de paja siguiendo a mis compañeros; recuerdo que Villarruel nos presentaba todo el rato a geeeente… (a qui et recorda Maria?); recuerdo que finalmente nos acercamos a una casa a visitar a Pedro, es el Compadre de Villarruel, éste Apadrinó la imagen que venera la familia; recuerdo que Felipe, el “Dueño” de la imagen lo saluda y lo acoge entre sus manos con entusiasmo. Recuerdo y recuerdo a todos que es un obsequio para Villarruel la invitación a formar parte de esta familia, de esta religiosidad popular, los Enrosos. Recuerdo que nos presenta a sus alumnos a todas las personas de su trabajo de campo de doctorado.

Los Enrosos son un ritual, una veneración que se caracterizan por un elemento: el adorno de imágenes. Un mes de festejos, comparsas y altares decorados conmemorando a vírgenes y santos, – también cristos y “cruces” -; todos mueeeeertos que han pasado a formar parte del otro mundo, un mundo ordenado según las normas y leyes de los vivos, porque hay que entender la vida, es decir la muerte; construir para comprender, imaginar para vivir, mitos para ordenar un solo mundo.
“Este mundo” y el “otro mundo” concebidos como dos espacios topográficos que el ritual une como espacio liminal, mujeres y hombres que murieron de forma ordinaria pero que ahora se han convertido en dios@s inmortales. (1)* (Leach 1978)

Entramos; entro en un espacio y me enseñan un altar de muertos dedicado a la madrecita del Felipe, mueeeeerta no mas tres meses atrás: piso de tierra, sin luz, paredes de adobe y piedra, altar de tres niveles lleno de lonches, tacos ahogados, velas y objetos dedicados, todo depositado simétricamente a un eje central, en el nivel mas elevado una fotografía de la madreciiiita en el primer nivel una de Juan Pablo II, papelitos de “papel de seda” de color blanco recortados a modo de decoración, sal y cenizas en forma de cruz en el piso. No hemos venido a observar altares de antepasados, sino que Enrosos. Pasamos a otro espacio libre de techo… madres-chicas cortando hortalizas, una amamantando, una decena de niños jugueteando entre las mesas de plástico de playa…, al fondo, en un “segundo plano”, gallinas en un corral … saludos cordiales… pasamos a la cocina a mano derecha subiendo un peldaño: el espacio también está en la penumbra, un piso de arena, un techo inclinado de uralita, una mesa llena de objetos no específicos para cocinar, una estantería de los años 60 – en relación a los hogares españoles -, unas paredes también de piedra y adobe llenas de cacharros viejos colgando, una estufa… o cocina, trasteria de plástico de todo y de nada para todo y para nada por todos sitios y una imagen con un altar… . Felipe nos presenta la imagen-virgen-santo, nos comunica que “faltan decoraciones”, una urna con un vidrio nos deja entrever un “muñeco” vestidito con objetos y trapos… “lueguito cuando vuelvan en la comida os lo enseño ya toda decorado y liisto”. Pregunto si puedo, si podemos hacer fotos, me dicen que sí. Platicamos sobre la imagen y la comida.
Salimos al exterior… “vengan vamos a ayudaaaaaar”… “sí sí vamos todos, Marichelis le ayudará a cortar coooool”… los niños jugueteando… risas y cometarios … los visitantes llevamos el hilo de la conversación – yo soy novedosa, creo y observo que esto cambia el comportamiento de la familia (nota important d’observació de camp), también Pedro y una madrecita-avuela platican con alegría mientras preparamos la comida del festejo, el Picadillo… (encara no sé que és, porto ja 24 hores menjant viandes in/menjables… no és moment de delicadeses, el que vingui així ho acceptaré). En el piso de tierra un cubo con chile macerándose, en el piso de tierra una olla hirviendo en un fuego con la res cociéndose, en el piso de tierra un niño-bebé solitario. Las chicas-madres no hablan solo trabajan y escuchan … la madrecita-avuela va limpiando con un trapo sucio… las hortalizas cortándose a pedacitos se echan en unos cubos de plástico… “quieeren refresco, agua…” dice Felipe. Me fijo en la decena de niños… me atraen… me acerco a unos… pregunto si me regalan una foto… no saben… hago una… les enseño… me encanta una niña con un muñeco-hijito… les divierten mis fotos… el juego… mi comportamiento… estoy con ellos… disfruto.
Marchamos, “hasta lueguito…!”.
Volvemos al rato (vol dir després de cinc hores). “aaaa… ya están aquíiiiii creía que ya no vendríiiiian…” dice Felipe… . Pasamos la primera estancia con el altar-madrecita de Felipe y nos dirigimos al espacio sin techo: mesa toda larguirucha con padrecitos, madrecitas, mujeres y hombres, chicas y chicos, todos comiendo Picadillo, es un mitote… un barullo… los niños jugueteando entre mesas de plástico. Felipe ¡todo contento! nos hace pasar a la cocina… Villarruel y Cesar se quedan en el patio-comedor de piso de tierra; la imagen-virgen-santo, el altar, está todo decorado con ornamentos religiosos, pre-hispánico – patoles -, y hispánicos, Felipe nos guía para que observemos los “lujos” depositados en forma de adornos; nos invita a sentarnos en la mesa llena de trasteria, y al momento tenemos los platos con Picadillo; Miguel, Abel y servidora empezamos a comer el Picadillo (un caldo vermellós extret, en part, dels chiles adobats; floten cuits els vegetals i la “res”… menjo amb voluntat ); “ahorita les traigo la bebida…”, Felipe nos sirve refresco, al momento vino… mezcal o tequila con refresco, al momento coro con refresco… al momento mis compañeros ya se han tomado toda la bebida… al momento a mi me pica el Picadillo… me miran y… risas… me avisan que me ha tocado el chile… al momento tengo un pan dulce para poder tragar el Picadillo deseado por todos. Felipe nos invita a que veamos las máscaras de las danzas de las romerías en honor a las imágenes, salimos de la casa previo aviso de los comensales, de Villarruel y de Cesar; nos dirigimos a la vecina para que nos las enseñe, nos probamos una… pesan un montón! (ens ensenyen una publicació amb fotografies d’un treball de camp realitzat per un investigador sobre “los Paixtes”, aquests són romeries i la referència a seguir de les que es fan actualment; a mitjans de segle passat encara es practicaven sense elements contemporanis;”Paixtes” vol dir “enmascarado”amb el idioma “naguat”… . És brutal, sorprenent… la vestimenta vegetal i les màscares… em recorden tant tant i tant a la dels Salts de Plens de la Patum de Berga… i els ritmes musicals de les danses…!; (…)“los Paixtes” també tenen elements pre-hispànics i hispànics; en tots dos casos… – hispànics o no i Patumaires o Paixtes, a la inversa i simètrica -, jo em fascino … es deixa entreveure la prodigiosa riquesa de la diversitat dels costums, dels usos i les creences, es condensa tot el sentit i la dignitat de que es capaç la vida humana).
Felipe es encantador… “mañana podrían venirse al levantamiento del altar para niños… hacia las 11”, “aaaa… pues lo hablamos con Villarruel”. Marchamos, nos despedimos de los padrecitos, madrecitas……… , “sí, vénganse mañana (… ). Sí, yo profesor, supuestamente le haría la entrevista pero si fuera con la chica” (diu un home al Villarruel referint-se a mi). “Hasta mañana”.
Volvemos por la mañana. “Aaaa… creíiiiiiia que ya no vendríiiiiiian… paaaasen paaaasen!” nos comenta Felipe. Ayudamos a transformar el altar-madrecita de Felipe por el altar de muertos-familiares-niños ubicado en la primera estancia, está vez simbolizado por angelitos-niños, una lista colgada escrita a mano con nombres y una imagen de un angelito nos lo corrobora. Ayudamos a un chico-padre a enganchar con scoth los papelitos recortados de colorines en forma de decoración; ayudamos a depositar la sal y la ceniza en forma de cruz; ayudamos a acomodar los tacos, el arroz, los dulces, las velas… .
Es día laborable y hay niños/as, es día de ir a la escuela y hay niños/as… hay menos que el día anterior… dos niñas me observan de muy cerca… una es la niña con muñeco-hijito, me están pidiendo fotos… me están pidiendo que juegue con ellas… me están pidiendo ¡que alguien les haga caso! (…) me dedico a ellas… ellas me dedican … necesitan cuidado… necesitan cariño… les otorgo una parte de mi… ; una madre-chica que amamanta me observa… me mira con empatía… me dejo cautivar por su afectividad y desasosiego … las dos, una… no las podría separar… cierro mi mente, mis pesares … yo no puedo… yo quisiera… ahorita no… ¿porqué no…?, capto en su juzgar, por qué yo no… miro una de las niñas con un vestidito, miro las dos niñas… ¿puedo cerrar mi espíritu…? .

Marchamos con el altar levantado y con un gran apretón de manos de Felipe, todos estamos agradecidos de la cooperacha mutua.
Ahorita he entiendo el sistema de lógicas del ritual de los Enrosos. (2)*

Miro hacia atrás… la niña del vestidito me mira… enajenación de mis sentidos… mis dolores… .

Recuerdo que era en Tuxpan.

“El nómade no representa la falta de un hogar ni el desplazamiento compulsivo; es mas bien una figuración del tipo del sujeto que ha renunciado a toda idea, deseo o nostalgia de lo establecido. Esta figuración expresa el deseo de una identidad hecha de transacciones, de desplazamientos sucesivos, de cambios coordinados, sin una unidad esencial y contra ella. (…) La suya es una cohesión engendrada por las repeticiones, los movimientos cíclicos, los desplazamientos rítmicos. En este sentido yo tomaré el nómade como el prototipo del <>; como dice Deleuze, la clave de ser nómade intelectual tiene que ver con cruzar fronteras, con el acto de ir, independiente del destino de su viaje. <>. (Braidotti, 2000: 58)

Salut a tothom !
Marichellis, Maxchell, maricheli(y) … 1 de Novembre del 2010


(1)* Aquesta sortida de camp per observar un ritual concret, els Enrosos – i que descric d’una manera molt i molt divulgativa/narrativa -, coincideix en el temps amb Tots Sants, és a dir amb els altars dedicats a les morts familiars; per tant, en el text que llegiu, hi dibuixo altars commemorant aquests i també a les verges/sants/angelitos – Enrosos – , tanmateix les dues festivitats tenen elements (bi)cosmològics catòlics-cristians i pre-hispànica. Sempre em de tenir en compte el context cultural-històric d’aquestes celebracions.
(2)* Parentiu, política, economia i religió en una ritualització teatralitzada per un sols món, una tipologia ontològica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s